Dietoterapia energética

La Dietoterapia Energética es el tratamiento que se aplica a través de la dieta y a partir de las cualidades energéticas de los alimentos, y de las características, y condiciones particulares de cada persona: según su  trabajo, etapa de la vida, estación del año, lugar donde vive,  temperamento etc.

Muchas personas no relacionan su estado de salud con lo que comen. Sin embargo es necesario darse cuenta de la relación esencial que existe entre el hombre y su alimento, pues gracias a él se nutre, toma la energía vital y construye su cuerpo. Como dijo Hipócrates: “somos lo que comemos”, pues los elementos nutritivos que absorbemos a partir de los alimentos van a nuestra sangre y se transforman en energía.

No hay tratamiento más natural, profundo y básico que el que podemos hacer con los alimentos que comemos día a día.

El Hombre forma parte de la naturaleza, es un microcosmos dentro del macrocosmos universal y por tanto su salud y bienestar depende de que adapte sus propios ciclos, hábitos de vida y alimentos a las pautas que la Naturaleza nos marca.

OS dejamos unos apuntes sobre como valora la Dietoterapia los distintos alimentos

 Los alimentos de energía caliente son estimulantes y  generan calor corporal . Se recomiendan en climas, estaciones y enfermedades frías como la anemia, el cansancio, depresión, etc.. Si los comemos en exceso pueden ocasionar congestión como ardor de estómago, hinchazón, fiebre y tienden a acidificar la sangre y a los fluidos corporales por exceso de energía caliente.

Los alimentos de energía fría son calmantes y refrescan los órganos internos, se recomiendan en estaciones calurosas y en enfermedades calientes como las inflamaciones, hipertensión etc…Tienden a alcalinizar los tejidos y los fluídos corporales.

Los alimentos de sabor dulce  estimulan el elemento tierra (bazo/páncreas), favorecen la circulación y aumentan la energía vital.

Los alimentos de sabor amargo como el rábano, la achicoria, el pomelo etc.. estimulan el elemento fuego (corazón / intestino delgado) y secan el organismo contrarrestando el exceso de humedad, depuran los intestinos y son   aconsejables en climas y condiciones internas de húmedad.

Los alimentos picantes como el jengibre, el ajo, la pimienta etc.. actúan sobre el elemento metal (pulmón/intestino grueso), mueven la sangre, abren los poros y ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo por la vía del sudor.

Los alimentos ácidos tienen afinidad por el elemento madera (Hígado/vesícula biliar), son astringentes, llevan la energía hacia adentro. Útiles cuando hay pérdida de líquidos orgánicos como en  vómitos, diarrea, sudor, hemorragias etc.

Los alimentos salados (me refiero al sabor intrínseco del alimento, no al exceso de sal) como las algas y el pescado, estimulan el elemento agua (riñón / vejiga), ablandan, lubrifican, humedecen e hidratan los tejidos, refrescan el “calor” de la sangre y calman el fuego interno.

¿quieres saber más? contacta con una experta en esta materia