Sentimientos y emociones según el enfoque de Bert Hellinger y las constelaciones familiares y sistémicas

 

Existen muchos enfoques sobre los “sentimientos” y las “emociones” dentro de la psicoterapia, en esta ocasión hablaremos sobre la mirada de las Constelaciones Familiares. Dentro de este enfoque, básicamente se habla de dos tipos de “movimientos” (experimentados por las personas como emociones y sentimientos): Los sentimientos primarios, o movimiento interno de apertura; y los sentimientos secundarios, o movimiento interno de retracción.

Además de estos movimientos, en el enfoque de Constelaciones se habla de las  emociones sistémicas y los metasentimientos, que más abajo explicaremos brevemente.

 El movimiento interno de apertura:

¡Somos mamíferos! …y nacemos con la necesidad de pertenecer a la manada. En un niño esto se manifiesta en su expresión y comunicación, para satisfacer sus necesidades físicas y psíquicas.

Éste es el primer movimiento de apertura que experimentamos los seres humanos, el que nos pone en contacto con el mundo exterior. Los sentimientos primarios expresan este movimiento de conexión y disposición, y siempre son adecuados en el contexto en que se manifiesta. Puede tratarse de un afecto, amor, pero también de furia, duelo o miedo ante alguna amenaza.

A lo largo de la vida, los movimientos internos de apertura, nos dan fuerza para hacer algo, buscan el contacto con los otros,  llevan a la acción y hacia una solución. Una vez que el movimiento se manifiesta,  la emoción se termina.

Como hipótesis, en constelaciones familiares suponemos que los problemas y los síntomas no deseados que nos trae el paciente, surgen de sentimientos secundarios o adquiridos. Esto es porque cuando nos entregamos totalmente a emociones primarias, estamos en condiciones de buscar el contacto y el intercambio con los demás de una forma tal que el dolor pasa, o nos sentimos libres para seguir con nuestra vida. Las personas que pueden percibir sus sentimientos primarios y vivir el movimiento de apertura, por lo general no van a terapia. 

El movimiento interno de retracción o movimiento de apertura interrumpido.

Cualquier experiencia impactante provoca que el “alma se retraiga”, como si todo el organismo se detuviera psíquica y físicamente en el marco de esa experiencia y no encontrara por sí mismo el camino de retorno, dice Úrsula Franke en su libro “Cuando cierro los ojos te puedo ver”.

En las primeras experiencias de vida, cuando los intentos de acercamiento son rechazados, frecuentemente ocasiona que el niño tome la decisión interna de jamás volver a exponerse a semejante experiencia dolorosa, protegiéndose de no recibir al mundo circundante. La actitud que adquiere puede ser de hostilidad, pero también de depresión, niebla mental, sueños desmedidos, etc.

Este tipo de atmósferas pasadas emergen en las personas como un sentimiento de vida permanente, haciendo que su “fuerza” se debilite, perdiendo conexión con el “aquí” y el “ahora”. Por lo general, la medida de los sentimientos que experimenta no concuerda con las situaciones del momento presente.

Una descarga de sentimientos secundarios lleva por lo general a un alivio, pero es posible que no cambie nada a largo plazo. Es necesaria una elaboración, un movimiento de dejar atrás el pasado y de conexión presente-futuro, que puede ser un proceso que se de con el tiempo y a lo largo de varias sesiones de Constelaciones.

Emociones sistémicas

En enfoque de Constelaciones también trabaja sobre la hipótesis de que hay sentimientos que son tomados a nivel sistémico (principalmente de nuestra familia), sentimientos ajenos que se toman de otra persona por una cuestión de lealtad.

Esto se manifiesta cuando una persona tiene, en algún plano profundo y con frecuencia inconsciente, una idea de su “yo real” al cual se opone su actuar, pensar o sentir concretos.

Percibimos las ondas, experiencias y el conocimiento que son vividos y almacenados en nuestro alrededor como si fuéramos una caja de resonancia. El paciente se alivia al ver que el sentimiento es correcto, pero no su tiempo y lugar. 

Metasentimientos

Refiere a sentimientos superiores, como valor, serenidad, humildad, arrepentimiento. Son pura fuerza, y están ajenos a la persona en sí, ya que tiene que ver con la vida, la creación, la fe.

Son vividos como fortalecedores, y pueden manifestarse en experiencias muy concretas a lo largo de la vida, o bien con mayor permanencia en casos muy especiales.

Según Bert Hellinger, la coronación de todos los metasentimientos es la sabiduría, que va unida al valor, a la humildad y a la fuerza.  Éstos se viven como obsequios. No es posible alcanzarlos luchando, tienen la cualidad de una gracia.

Rosario Tronfi

2 Comments to “Sentimientos y emociones según el enfoque de Bert Hellinger y las constelaciones familiares y sistémicas”

  1. angelg dice:

    me parecen interesantes los comentarios del crecimiento

Leave a Reply

Message