Chakra base.

Ubicado en la base de la columna, es el soporte físico del cuerpo, y por eso también incluye la parte posterior de las piernas y los pies. Es el centro que genera la energía primaria que tenemos (llamada “Kundalini), relacionada con todas las funciones orgánicas, las necesidades físicas, la supervivencia, la seguridad y la estabilidad. Nos comunica con la Tierra, ya que si nos mantenemos enraizados (con los pies bien plantados en la tierra) permitimos la entrada de la  energía proveniente de ella.  Es un centro estático, que retiene energía y crea estructura.

Un chakra base tenso, desequilibrado, produce una excesiva identificación con lo material o, al contrario, un excesivo centramiento en fantasías (en vez de estar en la tierra, nos vamos por las nubes). Está asociado con el egoísmo, la competencia, la falta de seguridad y de fuerza, la competencia, la pelea, y el miedo a no sobrevivir físicamente.

Para armonizarlo, se recomienda todo aquello que nos conecta con la tierra, acudir a músicas tribales y dar golpes en el suelo con los pies de forma primitiva. También,  trabajar los músculos de la parte posterior de las piernas, con las rodillas levemente flexionadas, ya que ellas nos dan fuerza y seguridad de estar “bien plantados”. Otra opción es hacernos un masaje de pies. ¡No olvidar hacerlo con conciencia y disfrutando del presente!

-Palabras clave de este chakra: Fuerza, auto-afirmación, dinero, poder. Generación de energía y estructura. Nos conecta con nuestro organismo y sus leyes materiales (físicas, químicas y mecánicas).

-Color: Rojo

-Aspectos emocionales y espirituales:  Sensación de conexión con la tierra, de hacerse valer y defenderse. Deseo de supervivencia. Defensa.

-Nivel de relación: Tribal. Primer entorno social (familia).

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message