Alivia las tensiones con Bioenergética

Según la Bioenergética de Alexander Lowen, existen tres maneras rápidas, sencillas y que podemos hacer en cualquier lugar, para aliviar las tensiones del día a día y sentirnos con más energía. Puede ser que al realizar estos “movimientos” al principio sientas cierta  incomodidad, sobre todo si no estás acostumbrado a ello. Si es así, respira con profundidad pero sin esforzarte, imagina que el aire es como una onda suave y silenciosa que entra y sale de tu cuerpo, involucrando desde los pies hasta tu cabeza. La incomodidad poco a poco, y con el correr de los días, irá desapareciendo.

El primer consejo es el de mantener todo el tiempo las rodillas levemente flexionadas. Esto funciona como una amortiguación del cuerpo, permitiendo una mejor conexión entre la parte superior del mismo (cabeza, tronco) y la parte inferior (piernas, pies). Así podremos  aliviar tensiones, ya que el estrés que se produce en la parte superior del cuerpo, puede fluir y encontrar su punto de descarga en la conexión con la tierra.  Como dice Alexander Lowen, “si intentamos soportar presiones psicológicas con las rodillas bloqueadas, recibimos esa fuerza en nuestros lomos”.

El segundo consejo es el de dejar salir el vientre. A mucha gente le resulta difícil hacerlo por una cuestión de “imagen”, pero en realidad esto hace la respiración abdominal más difícil y nos fuerza a inflar el pecho para obtener aire.  La barriga “tirante” impide la circulación del flujo de energía,  y niega la espontaneidad.  Al respecto, Lowen decía que aunque hoy en día hemos rechazado el corsé físico, “hemos adoptado un corsé psicológico”.

El tercer consejo refiere a la respiración,  la idea es que seas capaz de respirar fácil y profundamente de un modo espontáneo, sin ser consciente de ello. Más oxígeno, crea más fuego, y produce más energía. Es importante que te des cuenta de tu patrón respiratorio y sepas en qué modo la estás conteniendo, o qué tensiones impiden que tu respiración fluya.

Por lo general estos mecanismos son inconscientes, y provienen de tensiones musculares crónicas, patrones de “contención”. Hacer un sonido, dar un suspiro, son ejercicios buenos para que la respiración fluya mejor.  “No es cuestión de que te obligues a ti mismo a respirar, sino de que te permitas respirar”(Alexander Lowen).

Cabe mencionar que estos ejercicios ayudan, pero es muy aconsejable usarlos sólo como un “complemento” a otros ejercicios u actividades para aliviar las tensiones y movilizar la energía corporal (terapia individual o grupal, ejercicio físico, nutrición, etc.). En caso de dudas, consultar siempre a un especialista.

Rosartio Tronfi, colaboradora de Your Care y fundadora de www.cofluir.blogspot.es

Fuentes utilizadas: Libro “Ejercicios de Bioenergética”, de Alexander Lowen. (Ed Sirio)

 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message